Noticias Uno es un noticiero de caracter investigativo emitido los fines de semana y festivos.
banner ad
banner ad
banner ad
banner ad

Top Secret junio 25 de 2017

| junio 25, 2017 | 0 Comentarios

¿Revelación y aceptación?

“Cuando firmamos el acuerdo de La Uribe se pensó en hacer alianzas, en hablar con Luis Carlos Galán, con Horacio Serpa”, dijo Rodrigo Granda.

Rodrigo Granda es conocido en Colombia desde hace muchos años por ser el miembros del Secretariado de las Farc que mayor contacto tuvo con organizaciones en el exterior para pedir apoyo para su agrupación. Granda también ha sido, en los últimos años, parte de la delegación de la guerrilla que negoció y firmó la paz con el Gobierno Santos.

El viernes 23 de junio, en su tránsito hacia la vida civil y política, asistió a la clausura del congreso nacional de la Unión Patriótica al que fue invitado por la presidenta Aída Abello. En ese escenario, Granda recordó los tiempos de uno de los primeros procesos de paz que se intentaron. El del gobierno del presidente Belisario Betancur conocido como los acuerdos de La Uribe.

“Sale la compañera de Iván (Márquez) que era Lucía y por ultimo me envían a Antioquia y allá nos encontramos con Beatriz Zuluaga y con toda la dirigencia del partido y quisimos ir más allá”, agregó Granda.

Ensayándose ya para político, Granda hizo una pausa melodramática y con palabras coloquiales echó un cuento sorprendente.

“Téngase ustedes de los asientos, compañeras y compañeros: propusimos una reunión con Álvaro Uribe Vélez. Claro que en esa época… Estoy hablando de 33 años atrás”, indicó el exguerrillero.

Granda explicó que la reunión con Uribe que nunca se llevó a cabo, así como con otros dirigentes de los partidos tradicionales, era parte de una estrategia política para armar una alianza amplia multipartidista, entendiendo que el comunismo puro no tenía posibilidades electorales. Pero también describió la opinión que se llevaron después los mismos miembros de las Farc cuando Uribe Vélez llegó a la presidencia.

“Él era entonces un joven liberal que se enfrentaba a Guerra Serna, que tenía algunas posiciones cercanas a las de Samper”, puntualizó Granda.

Y precisó las que según él, son las razones de Uribe para odiar a la guerrilla pero con un matiz que da una pequeña luz al misterio que rodea el asesinato del padre del senador, Alberto Uribe ocurrido en 1982.

“Pero en su fondo estaba era anidando el odio profundo contra los comunistas, el odio acérrimo contra las Farc y un veneno que lo atormenta y lo atormentara toda la vida porque creía que su padre había sido muerto conscientemente por las Farc”, continuó el exguerrillero.

La frase de Granda parece corriente pero no es así. Veámoslo otra vez.

“Creía que su padre había sido muerto conscientemente por las Farc”

Que uno de los jefes de las Farc diga que “su padre había sido muerto conscientemente por las Farc”, implica dejar abierta por primera vez la posibilidad de que Alberto Uribe sí murió a manos de una célula de la guerrilla aunque la palabra “conscientemente” sugiere que no sabían de quién se trataba… Las Farc siempre han negado que hubieran tenido que ver con ese asesinato que ocurrió cuando Álvaro Uribe era alcalde de Medellín.

……………..

Política dinámica e ingrata

Cada vez es más claro que el partido del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, Cambio Radical no solo está divorciándose del gobierno Santos. También destapa lo que antes ocultaba: su posición en contra del acuerdo de paz y de lo que este implica: devolución y resdistribución de las tierras del país junto con la revisión de los títulos en registro y catastro. En un foro que se realizó esta semana en Valledupar sobre el tema se encontraba José Félix Lafaurie uno de los uribistas más recalcitrantes y de conocida posición anti-acuerdo. Muy significativamente, a su lado, y asintiendo a lo que decía Lafaurie, estaba Jorge Enrique Vélez, hoy presidente del partido vargasllerista y hasta hace muy pocas semanas superintendente de Notariado del gobierno Santos.

“Cuando yo llegué a la Superintendencia intenté, además con un crédito del Banco Mundial hacer la integración catastro-registro y lo dejé prácticamente montado, con financiamiento del Banco Mundial”, dijo Lafaurie.

Lafaurie fue interrumpido por un asistente inconforme que le formuló una pregunta sobre quién lo sucedió en los años del mismo gobierno al que perteneció el presidente de los ganaderos: el de Uribe. “¿Quién lo reemplazó a usted”.

A lo que Lafaurie respondió: “No, eso no importa, no vamos a hacer ese debate aquí no, no no no”

Su actitud no gustó en el público asistente entre quienes se encontraban pequeños propietarios y unas víctimas del despojo y desalojo de la guerra.

Lafaurie trató de dar explicaciones pero la molesta audiencia no se lo permitió.

El moderador del foro intervino para apaciguar los ánimos y tuvo que aclarar que el funcionario de la Agencia Nacional de Tierras del gobierno, hablaría más adelante. “Vamos a hacer el ejercicio de oír posiciones distintas”.

Pero cuando el funcionario del gobierno empezó a exponer su punto de vista, Vélez y Lafaurie que se habían expresado contra los proyectos de restitución de tierras, fueron bastante displicentes: se pusieron a hablar entre ellos mientras el presidente de Cambio Radical comía, Lafaurie hacía llamadas con su celular. Ningún ejercicio de oír posiciones distintas se pudo hacer. De Lafaurie se esperaba pero, ¿de uno de los funcionarios más cercanos a Santos hasta hace unas semanas?

Con razón dicen que la política es dinámica e ingrata.

………………………

Vara familiar

William Marulanda fue, hasta hace poco, el poderoso gerente del hospital público de Antioquia, La María.

Tuvo que retirarse en medio de un escándalo por permitir que personajes pudientes y amigos cercanos suyos, se practicaran cirugías estéticas en ese centro asistencial cuya vocación legal y social es la de servir a las clases populares.

Según testigos del aparente abuso de los dineros del hospital, el gerente Marulanda se daba la gran vida que compartía con algunas subalternas suyas entre las cuales también había beneficiarias del arreglo estético de su cara y cuerpo.

Los operados plásticos más conocidas del hospital La María fueron, sin embargo, sus dos hermanas Yurani y Laura Marulanda y el contralor del departamento de Antioquia Sergio Zuluaga quien no obstante ser el funcionario que debe supervisar el buen uso de los dineros públicos, aprovechó para practicarse costosas cirugías de glúteos y eliminación de grasa.

Su hermana Laura fue Auditora General de la Nación, es decir, la contralora del Contralor General. Ella tenía mucha mayor responsabilidad en la protección de los recursos que provienen de los impuestos. Dijo en su momento que pagó por las cirugías que se hizo pero nadie se explica por qué, entre centenares de clínicas privadas dedicadas a la belleza que existen, fue a parar al hospital público de los pobres que dirigía su hermano para realizarse esas intervenciones.

Y ahora que avanza una indagación penal contra el exgerente Marulanda en la Fiscalía por estos hechos, las víctimas del mal servicio de salud en ese sitio encontraron, muy sorprendidas, que sus hermanas Laura y Yurani consiguieron nuevo empleo. en la propia Fiscalía que investiga a su pariente y benefactor. Yurani trabaja en el área de contratación del ente que dirige nacionalmente Néstor Humberto Martínez. Y Laura es delegada de la Fiscalía ante el Tribunal Superior de Medellín. Así que William podría estar tranquilo. Con esa vara familiar entre los investigadores, no tiene de qué preocuparse.




style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-2982781359263966"
data-ad-slot="6016726602"
data-ad-format="auto">

Etiquetas: , , , ,

Categoria: Top secret

Deja un comentario

Usted debe ser Conectado Escribir un comentario.