Noticias Uno es un noticiero de caracter investigativo emitido los fines de semana y festivos.
banner ad
banner ad
banner ad
banner ad

EE.UU. dejó caer su bomba no nuclear más poderosa en complejo de cuevas en Afganistán

| abril 13, 2017 | 0 Comentarios

A las 7:30 de la noche del 12 de abril, hora de Afganistán, mediodía de Estados Unidos, el presidente Donald Trump autorizó el lanzamiento de la bomba no nuclear más grande de todo el arsenal norteamericano, conocida, por eso, como “la madre de todas las bombas”, con el objetivo, según dijo el portavoz de la Casa Blanca, de destruir un complejo de túneles y cuevas en que se ocultan los integrantes del grupo extremista Estado Islámico en los desiertos de ese país asiático que alberga también a los miembros de Al Qaeda y a otros islamistas que siembran terror en occidente.

La bomba, con un radio de acción de un kilómetro y medio de alcance, cayó en zona desértica cerca de la localidad de Achín en la provincia de Nangarhar, al este del país. Esa zona se encuentra bajo el dominio de los yihadistas que se han asentado allí con la complacencia del gobierno ultraislamista afgano. La región es clave para la guerra no solo por la gran cantidad de cavernas naturales del desierto sino porque conecta a Kabul con Pakistán y alberga la zona montañosa de Tora Bora, donde el fallecido líder de Al Qaeda Osama Bin Laden se ocultó durante mucho tiempo aprovechando, también, el sistema de cuevas. Esta es la primera vez que el arma es utilizada en combate.

“Estados Unidos toma el combate contra ISIS muy en serio y para derrotar a ese grupo tenemos que negarle espacio operacional que fue lo que hicimos”, dijo Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca.

El vocero del gobierno norteamericano Sean Spicer, informó sobre el ataque hoy jueves, asegurando que la bomba es una respuesta al asesinato por parte de los yihadistas de un “boina verde” de las Fuerzas Especiales del Ejército estadounidense pero advirtió que Estados Unidos tomó precauciones para evitar muertes de civiles

“Estados Unidos tomó todas las precauciones necesarias para prevenir bajas civiles y daños colaterales como resultado de esta operación”, agregó Spicer.

Por su parte, Trump apareció en una mesa en la Casa Blanca rodeado, inusualmente, de militares y civiles identificados como personal de seguridad pública. Trump se mostró satisfecho con la operación que tiene asombrado al planeta por el belicismo que exhibe.

“Muy, muy orgulloso de la gente. Realmente otro trabajo exitoso. Estamos muy, muy orgullosos de nuestros militares. Así como estamos orgullosos de los muchachos en este salón, estamos muy orgullosos de nuestros militares y esto fue un evento exitoso”, dijo el presidente de Estados Unidos.

Este ataque a Afganistán se suma a otros movimientos internacionales atrevidos de Trump pese a que en su campaña reiteró que su país no tenía por qué preocuparse por otros sino por sí mismo. Hace unos días ordenó lanzar 59 misiles a la base aérea de Shairat de Siria como respuesta al uso de armas químicas contra la población civil por parte del régimen de Baschar Al Assad, que este niega. Hoy el Pentágono admitió que también lanzó otro ataque aéreo al territorio Sirio durante el cual murieron, por equivocación, 18 militares aliados kurdos que combaten al Estado Islámico.

Trump tensionó, además, sus relaciones con la poderosa China cuando envió un portaaviones y varias naves de combate al mar de Corea del Norte para responder a las pruebas de misiles nucleares dirigidas por el presidente de Corea del Norte Kim Jon Un, proscritas en el sistema de naciones. El mundo está en vilo.

El arma conocido como “la madre de todas las bombas” es un Explosivo Aéreo de Impacto Masivo, conocido como MOAB por sus siglas en inglés, o GBU-43B.

El artefacto de destrucción masiva no nuclear más poderoso que tienen los Estados Unidos y que fue usada por primera vez hoy en Afganistán, fue diseñada hace 15 años en el laboratorio de investigación de la fuerza aérea de los Estados Unidos basados en la bomba BLU-82 usada en Vietnam el 23 de marzo de 1970. Su impacto causaba daños a 80 metros. La onda de choque del GBU-43B alcanza los 1.500 metros desde su epicentro.

Mide 9 metros de largo por un metro de diámetro; pesa 9.797 kilos, de los cuales 8.4 toneladas de explosivos de alto poder. Es dirigido desde una base de operaciones por sistemas de posicionamiento global y según oficiales de la fuerza aérea estadounidense que la probaron por primera vez en 2003 en la base Eglin en La Florida, mientras se desarrollaba la guerra en Irak. La capacidad del MOAB supera las 10 toneladas de TNT. Es 24 veces más grande que un Tomahawk.

La bomba fue lanzada desde un avión Hércules MC-130, similar a los usados por la Fuerza Aérea Colombiana.

El argumento del gobierno de Estados Unidos, es que el direccionamiento de esta arma a través de sus aletas de control de rejillas y ocho toneladas de explosivos, tiene la capacidad de penetrar y destruir complejos de cuevas y túneles.




style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-2982781359263966"
data-ad-slot="6016726602"
data-ad-format="auto">

Etiquetas: ,

Categoria: Internacional, Noticias

Deja un comentario

Usted debe ser Conectado Escribir un comentario.