Noticias Uno es un noticiero de caracter investigativo emitido los fines de semana y festivos.
banner ad
banner ad
banner ad

Estudio de la Gobernación de Putumayo pronosticó la tragedia de Mocoa

| abril 9, 2017 | 0 Comentarios

Luego de dos inundaciones que no causaron mayores desastres, en 2014 y 2015, el gobernador de Putumayo, Jimmy Harold Díaz, hizo contrató un estudio de las amenazas de inundación de las quebradas la Taruca y el Conejo, de manera que se pudieran mitigar sus riegos.

Díaz sostiene que, cuando las inundaciones se manifestaron en la quebrada la Taruca, se dispuso la creación de un comité de alerta temprana que, básicamente, dotaba a los guardabosques de la montaña con radios de onda corta para que pudieran alertar sobre una creciente súbita.

El estudio le fue comisionado al ingeniero Juan Diego Peña, doctor en Hidráulica e Hidrología, quien a finales de diciembre tuvo listo éste informe que el gobernador Díaz entregaría en su empalme.

La primera conclusión del estudio fue que (página 177) la primera consecuencia de un desbordamiento de la quebrada La Taruquita sería privar a Mocoa del servicio de agua, pues el acueducto se abastece de ésta, pero enseguida afectaría la subestación eléctrica de Junín, que dejaría sin luz a 12 de los 13 municipios del departamento.

No obstante, hace dos semanas la percepción que tenía la gobernación era que el estudio no era una predicción.

“Técnicamente simulación, se llama modelamiento de inundación, así se llama en ese informe, más no hay un modelamiento o simulación de una avenida torrencial que es lo que se presentó el pasado 31 de marzo”, dijo la gobernadora Sorel Aroca.

Para el caso de la avenida San Francisco, el colegio, la zona aledaña al hospital y el Banco de Alimentos, el estudio calculaba una destrucción entre el 34 y el 57 por ciento.

El resultado final fue éste mapa, que además de analizar el curso de los ríos y quebradas de Mocoa, determina el tipo de construcción de los barrios más vulnerables

Las áreas de mayor afectación terminaron siendo las mismas por las que el estudio predijo el flujo de escombros y tal como lo había advertido el ingeniero, las viviendas de uno y dos pisos terminaron siendo las más vulnerables.

El mismo estudio calculaba, con la creciente, una afectación 7.276 personas (188 resalta: población expuesta y 7276 habitantes), menos de los que realmente terminaron damnificados.




style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-2982781359263966"
data-ad-slot="6016726602"
data-ad-format="auto">

Categoria: ¡Qué tal esto!

Deja un comentario

Usted debe ser Conectado Escribir un comentario.