Noticias Uno es un noticiero de caracter investigativo emitido los fines de semana y festivos.
banner ad
banner ad
banner ad

Peligrosa actitud contra la prensa

| abril 2, 2017 | 0 Comentarios

Peligrosa actitud contra la prensa

Las consignas que gritaban ayer los manifestantes uribistas demostraron que la motivación de las marchas citadas por ellos era más que para protestar contra la corrupción, por su conocido rechazo al acuerdo de paz con las Farc y sus deseos de sacar a Juan Manuel Santos de la presidencia antes de que termine su periodo en 2018.

Pero la exaltación agresiva que se sentía en la masa de manifestantes de todos los pelambres que se vio ayer. También tuvo su cuota de rabia contra la prensa.

Cuando uno de nuestros reporteros intentaba entrevistar al concejal del Centro Democrático, Diego Molano, salió por detrás del político una mujer cuyo alto estrato era contrario a su comportamiento.

El atortolado concejal intentaba continuar con la entrevista a pesar de que la energúmena señora gritaba muy cerca de su oído: “periodistas vendidos, periodistas vendidos”

Aunque el entrevistador, el entrevistado y el camarógrafo trataban de ignorarla, la mujer mandaba su cuerpo contra el equipo periodístico como en ademán de querer pasar a los puños.

“Asquerosos, vendidos a un gobierno corrupto”, agregaba. Hacía gestos de alejarse pero regresaba con más furia.

Cuando, finalmente, la agresora se marchó, el periodista creyó que había salido de un mal momento. Pero estaba equivocado. Un hombre que también pareció salir de la nada, se le acercó con una gran pancarta que contenía frases contra la prensa y trató de taparlo con ella.

El periodista trató de hacerle un par de preguntas para indagarle por su actitud, pero el hombre se tapó la cara, cubriéndose, tal vez, por la vergüenza de lo que estaba haciendo.

Hay grupos políticos colombianos que, además de que comparten con Trump su ideología extremista, parecen estarle copiando también su odio a la libertad de prensa.

Marcha contra Samper Ospina y contra Vladdo

El columnista Daniel Samper Ospina y el caricaturista Vladdo también tuvieron su propia aventura con los manifestantes odiadores de la prensa. Se integraron a las marchas de ayer creyendo que cualquiera podía participar en ellas. Grave error.

Lo que al comienzo era una diversión para esta pareja de periodistas cuyo eje profesional es la sátira política, se convirtió en una amenaza cuando los demás manifestantes se percataron de las consignas de las pancartas que portaban ellos dos en las que se leía: “No más falsos positivos. No más compra de votos”.

La furia de los manifestantes fue creciendo de manera peligrosa. El ambiente se puso tan tenso que la cámara perdió su foco.

Cuando Vlado y Daniel ya estaban arrinconados por la multitud, apareció un grupo de policías que los rodeó para protegerlos.

Samper Ospina y Vladdo tuvieron que retirarse para proteger su integridad.

La intolerancia nunca ha sido buena consejera. Menos cuando se va a hablar contra la corrupción. Si es que de eso se tratara.

Valiente mujer

La marcha del uribismo en Medellín no estuvo más calmada.

En la capital antioqueña, el foco de un importante grupo de manifestantes se desvió, del rechazo a la prensa bogotana hacia la muy publicitada presencia del exsicario de Pablo Escobar, alias Popeye en la marcha.

Pese a su criminal pasado que el mismo Popeye se solaza. Los líderes del Centro Democrático no quisieron rechazarlo. Por el contrario: lo defendieron con el argumento de que ya pagó cárcel. Sin embargo, una ciudadana antioqueña que marchaba con los demás, se apartó del acuerdo tácito del Centro Democrático con Popeye y manifestó su indignación ante quien todavía despierta muchos temores.

El exmiembro del cartel de Medellín no se avergonzó. Por el contrario, se enfrentó en actitud desafiante a la solitaria señora con términos que son familiares para él.

Sorprendentemente, los manifestantes que estaban cerca de la escena, y contrario a lo que hubiera sido predecible en cualquier comunidad, respaldaron al convicto y gritaron rechazos a la ciudadana que terminó derramando lágrimas de dolor e ira.

Al final, ella pudo expresar sus sentimientos. “Duele lo que él hizo. Soy paisa y sé lo que él hizo. Pe sabe lo que Pablo Escobar hizo y no es un orgullo decir que son de aquí”.

La valiente señora decidió retirarse de la manifestación. Con razón los analistas dicen que esta es una sociedad enferma.




style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-2982781359263966"
data-ad-slot="6016726602"
data-ad-format="auto">

Etiquetas: ,

Categoria: Noticias

Deja un comentario

Usted debe ser Conectado Escribir un comentario.